Make your own free website on Tripod.com

The Curse of Monkey Island

 

Guybrush Threepwood se encuentra perdido en medio del Caribe con la única esperanza de ver a su amada Elaine, y de no toparse con el Pirata Fantasma LeChuck. Aunque sus deseos se harán realidad, no esperaba que fueran los dos. Después tendrá que hacer frente a una terrible maldición, que ha convertido a Elaine en una estatua de oro macizo y robada por los Piratas de la Cueva Periglo.

 

 

-----PRÓLOGO-----

Cuando Guybrush Threepwood estaba a punto de descubrir el gran tesoro del Big Whoop, LeChuck apareció y empezó a torturarle con su terrible muñeco vudú. Tras crear Guybrush otro muñeco de LeChuck, éste consiguió vencerle. Pero LeChuck, engaño a Guybrush y le llevó al sitio más terrorífico del universo, “El Parque de los Malditos” donde ninguna alma viva a conseguido salir. Tras varios años, Guybrush misteriosamente logra escapar de “El Parque de los Malditos” esquivando las malvadas atracciones de LeChuck. Al volver, Guybrush se encuentra en una balsa sin provisiones y sólo con un diario en el que cuenta su vida. Tras recordar a su amor, Elaine Marley, y a su terrible enemigo, el pirata zombi LeChuck; Guybrush se encuentra en un asedio a una fortaleza de una isla, la Isla Plunder, que está siendo atacada por LeChuck. Pero LeChuck no busca el tesoro de la isla, sino a Elaine, que parece gobernar también en esta isla.

Ésta confiesa a LeChuck que no le quiere y que su verdadero amor es Guybrush. Oyendo esto, Guybrush es descubierto por los piratas fantasmas de LeChuck y apresado. Tras un largo discurso de éste, Guybrush es enviado a la bodega.

 

CAPÍTULO I

         El Fallecimiento del Pirata Fantasma LeChuck

 

EN LA BODEGA, hay un pirata con muy malas pulgas que se hace llamar Bloodnose. Tras conversar con él e insultarle como pirata, éste nos dará unos libros de pirata al estilo LeChuck y se pondrá a llorar, no sin antes tirar el garfio, el cual Guybrush recoge. Bloodnose resulta ser nada más y nada menos que Wally, el cartógrafo que, antes de ser un prisionero de LeChuck, decide convertirse en un siervo suyo.

Tras esto, Guybrush decide actuar y coge el escobillón que hay al fondo y usa el cañón. Con el cañón, destruye a los barcos que asedian la fortaleza de la Isla Plunder. Luego, se mete por el agujero del cañón, aunque no puede salir pero recoge algunos objetos usando el escobillón y el garfio. Guybrush recoge el brazo que está flotando y, de paso, golpea a Murray, la calavera.

Otra vez dentro, usa la espada con la cuerda que sujeta el cañón y la corta. Después, usa el cañón que, sin la cuerda, sale disparado. En ese momento, LeChuck estaba preparando su bala vudú para acabar con la fortaleza cuando Guybrush le desequilibra y se le escapa la bala de vudú. La bala estalla justo donde está LeChuck, que presuntamente fallece.

Guybrush Threepwood se queda en la sala de tesoros de LeChuck, muy abultada, de donde recoge una bolsa de monedas de madera. Al coger la bolsa, descubre un anillo de diamantes que coge inmediatamente. Pero parece que no hay escapatoria y Guybrush, en un intento suicida de salir de la sala de tesoros de LeChuck, usa el diamante con el cristal. A todo esto, Guybrush llega a la costa de la Isla Plunder donde se encuentra con Elaine, a la que pide en matrimonio con el anillo de diamantes que éste consiguió de la sala de tesoros de LeChuck en el barco. En ese instante, aparece Wally y confiesa que al anillo de Elaine sufre una terrible maldición vudú. Antes de que Elaine pueda reaccionar, se convierte en una estatua de oro macizo.

 

CAPÍTULO II

         La Maldición Empeora

 

Tras la transformación de Elaine en una estatua de oro macizo, Guybrush recoge una brasa caliente del suelo y divisa unas señalas vudú que sigue. En la Isla Plunder, visita el Puerto Pollo donde encuentra un folleto que lee y coge. En el folleto habla de cosas del vudú y decide visitar el pantano.

En el pantano, encuentra a Murray que desea ser terrorífico y espantar a la gente. Luego, Guybrush entra en el barco. Dentro, Guybrush usa sus monedas de madera con la máquina de chicles y recibe un paquete, además, mastica uno de los chicles. También recoge un alfiler y pegamento. Cuando termina de recoger esos objetos, a Guybrush le hace gracia un cocodrilo y tira de su lengua. En ese momento, aparece la Señora del Vudú y Guybrush le habla de la maldición de Elaine. La Señora del Vudú, le pregunta a Guybrush que si ha escondido la estatua y este le dice que no. De vuelta a la costa, Guybrush descubre que Elaine ha sido raptada por unos piratas, que resultan ser los piratas de la Cueva Periglo. Tras comentar un poco el problema de la maldición, Guybrush decide dedicarse a un fin, conseguir, según la Señora del Vudú, el anillo de diamantes de la Isla Blood. Para ello, Guybrush necesita cuatro cosas: un barco, una tripulación, un mapa de la Isla Blood y a Elaine.

Guybrush decide buscar en Puerto Pollo donde encuentra a Kenny Bocasucia que le engaña con un jarro de limonada sin fondo. En el hotel, el dueño le echa fuera por no tener reserva. Tras estos momentos drásticos, Guybrush decide entrar en el teatro por la puerta de actores. En el abrigo, coge la caspa... esto... ehh... piojos y, del bolsillo, coge el guante. Además, Guybrush se fija en el adhesivo de la Isla Blood. También, se da cuenta de una varita que coge y usa con el sombrero de mago, del que sale un libro de ventriloquia que recoge. En la sala de actuaciones, Guybrush conoce al director de la obra “Speare”, que se llama Slappy Cromwell. Pero éste no quiere dar un papel a Guybrush que, vengándose, ataca a la obra de Slappy insultándola. Al preguntar por la Isla Blood, Slappy le dice que su agente Pálido Domingo sabía el camino y que éste está en la playa. Tras salir del teatro, Guybrush decide entrar a la barbería donde parece haber un cliente, un tal Capitán Rottingham. Guybrush decide librarse de él poniendo los piojos en el peine. Tras esto, Guybrush entabla una conversación con Haggis McMutton y decide hacerse un corte de pelo. En esto, Guybrush se fija en unas tijeras encima de su cabeza, pero no puede cogerlas y, si usa mucho la manivela, Haggis le para. Para esto, Guybrush pega una patada al pisapapeles, que con el viento hace volar las hojas y Haggis se va. Guybrush, con ayuda de la manivela, recoge las tijeras de arriba. En esto, entra Haggis sin la hoja del corte de pelo y debe posponerlo. Guybrush, le pregunta a Haggis que si quiere ser de su tripulación a lo que éste le contesta que debe vencerle en el lanzamiento de cáber. El lanzamiento de cáber consiste en lanzar un tronco lo máximo posible. Tras un primer intento de Guybrush, éste piensa hacer trampas, pero, ¿cómo?

Después del trato con Haggis, Guybrush habla con otro pirata, Bill el Degollador, que desearía volver a ser pirata. Pero, cuando Guybrush le pregunta que si se quiere unir a su tripulación, este le responde que tendría que ser un gran buscador de tesoros. Como hay confianza, Guybrush golpea la espalda de Bill que, en ese momento, se estaba tomando un caramelo. Cuando empezaba a asfixiarse, Guybrush empuja a Bill que escupe el caramelo, que Guybrush recoge.

El otro pirata, Edward Van Helgen o Edward “Pastelillos” Van Helgen, que se uniría a la tripulación de Guybrush si éste le vence en un duelo. Tras aceptar, Guybrush llega al campo de batalla donde Guybrush puede elegir tres armas. Al sentirse indeciso, Guybrush cierra una de las cajas y elige el banjo. Este duelo es muy singular, puesto que debes seguir los últimos acordes del banjo de Edward. Cuando Guybrush lo consigue, éste toca una pieza musical casi imposible para Guybrush que, con una gran rabia, coge una pistola y destruye el banjo. Edward, al ver esto, decide tener a Guybrush como capitán y se une a su tripulación.

En Puerto Pollo, Guybrush ve una flor poco común que decide cortar con las tijeras y, después de recogerla, cortar todo el matorral que, impensablemente, era el camino secreto hacia la Cueva Periglo. Pero, al llegar al borde, Guybrush es atacado por una serpiente que le traga, pero no devora. Dentro de la serpiente, Guybrush coge todo lo que puede. Entre esas cosas, decide hacer una mezcla de la flor cogida antes, llamada Ipecacuana, con una cafetera y se la da a la serpiente. Al ser escupido por la misma, Guybrush llega a unas arenas movedizas que le van engullendo poco a poco. Tras esta mala situación, Guybrush coge una espina y una caña y se hace una cerbatana. Después, usa un globo de helio con el pisapapeles y, cuando está en el sitio justo, le atiza con la cerbatana que le desengancha una rama y sale de las arenas a un lugar con un barco pequeño y una cascada y, a lo lejos, el Pepino Marino, el barco de los piratas de la Cueva Periglo. Pero el barco pequeño tiene un agujero que Guybrush debe arreglar. Guybrush vuelve a Puerto Pollo y, mirando en su inventario, descubre que tiene una reserva de hotel y entra en él. Tras enseñar la reserva al pirata Barbarrubia, descubre a un pirata un poco en mal estado al que golpea en la espalda. Resulta estar muerto con un cuchillo de sierra en su espalda. Guybrush recoge el cuchillo de sierra, una galleta, un cortador de galletas y una bandeja. Con el hambre que tiene Guybrush, le da un mordisco a la galleta y descubre dentro gusanos, que pone sobre un pollo muy duro en una mesa. Dentro del pollo, descubre un carné de socio del Club de Playa Brimstone que recoge. Guybrush, por agradecimiento da el caramelo que tenía a Barbarrubia que, al masticarlo, le suelta el diente. Para que no le pase nada, Guybrush le da esta vez un chicle que Barbarrubia mastica. En un globo con el chicle, Guybrush decide pincharlo para conseguir el diente de oro de Barbarrubia. Al salir el diente disparado, Guybrush lo coge y lo coloca en su chicle mascado y masca. Al hacer el globo, Guybrush necesita un poco de aire e inhala un poco de helio y vuelve a mascar el chicle con el diente. Pero éste se convierte en un globo y sale por la ventana y explota. Al salir, Barbarrubia le registra, pero no consigue nada. El instinto de Guybrush le dice que puede estar en el charco de lodo y usa la bandeja consiguiendo el diente de oro. En la barbería, le enseña el diente a Bill, que fascinado, decide unirse a la tripulación de Guybrush.

Guybrush decide ir al campo de lanzamiento de cáber, donde, en la colina, corta el burro que sujetaba el barril de ron con el cuchillo de sierra. Éste, en su caída, deja un poco de ron que Guybrush chamusca con la brasa. La explosión es grande y un tronco de caucho cae entre los cáber. Al participar con Haggis en el lanzamiento de cáber, el árbol de Guybrush rebota y Haggis decide unirse con Guybrush a su tripulación.

Guybrush decide visitar la cabaña que da a la playa y, enseñando el carné de socio, recoge una toalla que moja y golpea con ella al chico de la cabaña. Después, coge el aceite de cocina y otras dos toallas y las moja hasta tener tres toallas mojadas. Al entrar a la playa, Guybrush se quema los pies con la arena caliente y coloca las toallas haciéndose un camino hacia un bañista. Allí, encuentra a Pálido Domingo que niega saber nada de la Isla Blood ni de ningún mapa. Guybrush, atendiendo a su petición, coge la jarra de su estómago y se va a Puerto Pollo. Una vez más en Puerto Pollo, engaña a Kenny Bocasucia cambiándole la jarra. Guybrush recoge el jarro y lo llena con tinte rojo. Una vez más en la playa, coloca la jarra sin fondo en Pálido y le echa el tinte. Diciéndole que se está quemando, Pálido se da la vuelta, donde, tatuado, tiene el mapa de la Isla Blood. Guybrush le echa el aceite a la espalda y, tras quemarle el sol, le arranca el mapa, en forma de piel, de la espalda.

Guybrush se dirige esta vez al campo de lanzamiento de cáber donde, utilizando el cortador de galletas con el árbol de caucho intacto, consigue un buen tapón de caucho que rocía con pegamento. En la Cueva Periglo, Guybrush pone el tapón al barco y se dirige al Pepino Marino. Allí, corta con el cuchillo de sierra la plancha y sube a cubierta. Al intentar coger algo de alquitrán es descubierto por los piratas y por el Señor Fossey, el primer oficial a cargo del pirata Le... Como venganza, le embadurnan con alquitrán y le rellenan de plumas. Con esta pinta, Guybrush se dirige a hablar con Barbarrubia que, confundiéndole con el Pollo Diablo, le golpea y le envía al Pepino Marino, pero dentro de la habitación. Allí, descubre que el pirata se llama LeChimp y, usando el libro de ventriloquia, engaña al Sr. Fossey. Además, consigue un poco de grasa de pollo de la olla. Tras la salida del Sr. Fossey, Guybrush coge el mapa donde está enterrada Elaine y se va al teatro. La obra ha empezado y, en la parte superior, Guybrush usa las indicaciones del mapa con los botones, previamente pulsada la palanca. Tras descubrir el lugar donde ha sido enterrada Elaine, Guybrush decide desenterrarla. Pero Slappy Cromwell es bueno con los juegos malabares. Guybrush coloca la grasa de pollo en las balas de cañón que se le resbalan a Slappy. Tras tener el camino despejado, Guybrush desentierra a Elaine y se dirige en busca de la Isla Blood.

Paralelamente a esto, unos marineros que se dirigían a la Isla Skull descubren las botas de LeChuck que, después de la explosión, revive siendo más fuerte y convirtiendo a los marineros en sus soldados de muertos vivientes. Tras la recuperación de LeChuck, éste pone rumbo a su fortaleza de Monkey Island para reclutar más soldados y encontrar a Elaine y Guybrush.

 

CAPÍTULO III

         Tres Velas al Viento

 

Pero cuando Guybrush Threepwood y su tripulación ya están a bordo, el barco es atacado por el Capitán Rottingham que, en busca de la Isla Blood, pelea con Guybrush a espada. La inexperiencia de éste tiene que ver con que en alta mar, los insultos deben rimar. Guybrush pierde el combate sin ninguna oportunidad.

La mecánica de este capítulo es simple: pelea con los barcos débiles y aprende insultos. Cuando ganes a un barco débil, conseguirás sus tesoros y deberás ir a Puerto Pollo para comprar cañones a Kenny Bocasucia. Deberás repetir esto hasta poder conseguir cañones y adaptar los insultos a los del Capitán Rottingham. Si le vences, conseguirás el mapa y navegarás a la Isla Blood.

 

CAPÍTULO IV

         El Camarero, los Ladrones, su Tía y su Amado

 

Pero como siempre, los elementos no están a favor de Guybrush y, tras una terrible tormenta, son enviados de golpe a la Isla Blood, donde se rompe el barco y Elaine sale por los aires.

Tras poner pies en tierra, Guybrush se entera de la posición de Elaine que, como consecuencia de la sacudida, ha sido enviado a unos árboles en un claro. Además, la tripulación de Guybrush deserta y decide dejar la vida pirata. No se podía haber empezado peor, pero, por lo menos, Guybrush ya está en la Isla Blood. Lo primero que hace Guybrush, es encontrar a su amada Elaine en un claro del bosque. Por mucho que intenta sacarle el anillo de diamantes, no puede conseguirlo.

Al intentar volver al naufragio y esperar que su tripulación cambie de idea, Guybrush recoge una botella que abre con la boca. Resulta ser un jabón de afeitar. Al abrirla, Guybrush recoge el corcho de la botella. Además, se fija en una loción de manos grasienta y resbaladiza que, al intentar coger es detenido por Haggis. Éste sólo la cambiará si le trae algo con que pegar la madera puesto que no hay alquitrán.

El primer instinto de Guybrush es ir a algúna casa u hotel donde enterarse de todo respecto a la Isla Blood. Tras esos pensamientos, Guybrush se dirige a un hotel, el Hotel de los Sopabuena. Pero el camarero sufre una gran resaca y, para hablar con él, Guybrush debe hacerle una bebida que se la quite. Antes de irse, Guybrush recoge el libro de recetas, un cojín y unos folletos del expositor que hablan del Big Whoop. Tras recogerlos, Guybrush se fija en la adivina Madame Xima y habla con ella. Tras pedirle cinco veces que le lea las cartas del tarot y, una tras otra, sacar cinco veces la carta de... ¡MUERTE!, Guybrush recoge estas cinco cartas. Tras esto, Guybrush se lee el libro de recetas para la resaca del camarero. Según el libro de recetas, para curar la resaca se necesita: un (1) huevo, pimienta y pelo del perro que te mordió. Tras esto, Guybrush se dirige a una antigua línea de ferry y pone el cojín sobre las rocas. Luego, menea el árbol de caucho que deja caer un huevo que éste recoge. Más tarde, Guybrush se dirige al viejo molino y recoge pimienta. Por último, en el cementerio, Guybrush encontrará un perro. Al darle una galleta, el perro le muerde y Guybrush coge un poco de pelo del animal. De vuelta al hotel, Guybrush le da los ingredientes (el huevo, la pimienta y el pelo del perro que le mordió) al camarero que, tras hacerse la bebida, se recupera.

Tras la recuperación instantánea del camarero, Guybrush le hace una serie de preguntas sobre un anillo de diamantes que, al parecer, lo tiene una tía de su familia. Después de la conversación, Guybrush recibe la bebida contra la resaca y coge el tarro de las monedas. Además, con tanta agitación del naufragio, Guybrush pide una de esas bebidas con sombrilla y recibe un paraguas y una bebida. Por el momento, Guybrush deja la bebida y se dirige al cementerio, donde recoge un cincel y un martillo. Ya, Guybrush se dirige al hotel y usa la bebida contra resacas con la bebida de la barra. No te preocupes, en los juegos de LucasArtsTM no se puede morir. Guybrush sufre un coma etílico. Tras abrir la caja del ataúd y oír extraños ruidos, Guybrush recoge los clavos de su ataúd y abre el ataúd del medio. En este ataúd, resulta estar Stan donde en Monkey Island II: LeChuck’s Revenge fue encerrado por Guybrush. Pero este no está furioso con Guybrush, sino agradecido puesto que ha podido pensar y ha decidido hacer pólizas de seguros. Además, de éste recibe una tarjeta barnizada. Guybrush vuelve a probar lo del coma etílico de nuevo para ir a la cripta de los Sopabuena, pero es enviado a la de Stan, donde se hace una póliza de seguros. Al enterarse de que para ir a esa cripta debe convertirse en un Sopabuena, Guybrush decide escoger un nombre e identificarse con uno de ellos. Para recoger más información, Guybrush sube arriba y abre la primera habitación. Al ver un clavo suelto, lo golpea con el mazo. Pero de la fuerza, el cuadro se cae y recoge el retrato y el clavo. Lo corta con las tijeras y coloca el retrato sin la cara en la puerta y, dentro de la habitación, mira por la portilla. Parece ser que el camarero ha subido a ver la representación familiar y coge el careto de Guybrush como un familiar suyo. Después, Guybrush habla con el camarero y parece reconocerle, pero al preguntarle por la historia de la familia, éste falla y todavía no puede ser enterrado en la cripta de los Sopabuena. Guybrush decide mirar en la otra habitación que está cerrada, pero con la tarjeta de Stan, consigue abrirla sin dificultades. Dentro, hay una cama empotrada que, al abrirla, Guybrush la sujeta con los clavos del ataúd y del retrato. Guybrush recoge entonces el libro familiar de los Sopabuena y, hablando con el camarero, consigue que lo agregue a la familia Sopabuena y, tras recibir un coma etílico, es enterrado en la cripta de los Sopabuena. Tras abrir la tapa, Guybrush conversa con la tía del camarero que le confiesa que, su amado, con el que se iba a casar, era el pirata LeChuck y que él robó el diamante del anillo de compromiso de su familia y se lo vendió a unos contrabandistas de la Isla Skull. Pero su amor siempre ha sido por otro hombre que desapareció en el hotel de los Sopabuena. Al ir a la cripta contigua, Guybrush coge la palanca y, tras el susto que le propicia Murray, la calavera, decide llevarse a éste también. Tras un intento desesperado de convencer al sepulturero Mort, Guybrush decide asustarlo. Guybrush coloca pegamento en el brazo del esqueleto y, por la grieta, recoge la linterna de Mort. Colocando la linterna en la tapa y usando a Murray varias veces, el sepulturero saldrá huyendo de terror y abrirá la cripta. Ya en el hotel, Guybrush se dirige a la puerta del fondo y, allí, corta un trozo de queso con el cincel, recoge su certificado de defunción y el imán de la nevera. Arriba, abre las tablas con la palanca y hace lo mismo con la cama y, el cadáver, sale volando hacia la cripta de los Sopabuena. Los muertos reciben su premio y por fin descansan en paz. En la desaparición, dejan caer una parte del anillo que Guybrush recoge.

En la cripta de Stan, Guybrush consigue mucho dinero con el certificado de defunción. Pero para llegar a la Isla Skull, primero debe arreglar el faro y necesita dos cosas: luz y un espejo. El espejo está en el hotel y lo quita. Pone en su lugar la cara del retrato para que el camarero no se de cuenta. Para la luz, Guybrush se dirige a unas luces extrañas que resulta ser un poblado. Allí, vive nuestro amigo Caralimón que no nos deja pasar arriba. En el poblado, Guybrush recoge una jarra de medidas, una barrena y un gran bloque de tofú. Con la barrena y el bloque de tofú, Guybrush hace una máscara que se pone y sube al volcán. Tras el sacrificio, Guybrush decide tirar también algo de queso. Esto provoca la gran erupción del volcán. Cuando tiene un momento, después de la gran erupción, Guybrush hace unos agujeros a la tapa del frasco y se dirige al viejo molino. La puerta está cerrada, pero con la sombrilla, se engancha al aspa del molino y consigue subir. Con el frasco, echa algo de esa agua azucarada y rellena la taza de medidas. En el claro donde está Elaine, coloca el frasco en el tocón y recoge algunas luciérnagas que atrapa con la tapa agujereada (para que puedan respirar y alumbrar sin problemas). Esto hace funcional el faro y Guybrush se dirige a la estación del ferry. Allí, está el Galés Volador. Pero éste necesita una brújula para poder ir a la Isla Skull. Guybrush, gracias a la enciclopedia, confecciona una brújula con el corcho, el alfiler, el imán y la taza de medidas. Al llegar a la Isla Skull, Guybrush decide bajar por el método de un pirata poco hábil. En plena caída, Guybrush consigue abrir la sombrilla a tiempo. En la guarida de los contrabandistas: el Rey André y Cruff, Guybrush decide jugarse el diamante a las cartas. El tarot le beneficia y usa las cinco cartas en el póker. Pero el Rey André y Cruff no se conforman a perder y Guybrush debe usar la fuerza. Gracias al viento y a la oscuridad, Guybrush consigue burlar a los contrabandistas con el diamante; pero antes de salir de la Isla Skull se cobra una venganza personal.

Antes de ir a su amada, debe cumplir la promesa con Haggis y, como la barbacoa está encendida con la lava del volcán, echa el resto del queso en la olla y, cuando se funde, se la lleva a Haggis que le da la loción para las manos. Tras conseguir la loción para las manos, Guybrush se la aplica a su amada en el dedo y conforma el nuevo anillo de diamantes. Tras el agradecimiento de Elaine y, cuando estaban justo al final de la aventura, LeChuck encuentra a los dos y envía a sus hombres muertos vivientes, que los capturan y llegan al siguiente capítulo.

 

CAPÍTULO V

         El Beso del Mono Araña

 

Tras ser capturado por LeChuck, Guybrush entabla una conversación con él y consigue sacarle varias cosas. La Isla Dinky, donde se supone que está el fabuloso tesoro del Big Whoop, es un atolón de Monkey Island. Además, el Big Whoop abre las puertas del infierno por donde LeChuck, para convertirse en lo que es, un muerto viviente, pasó hace tiempo. Al final de la conversación, Guybrush se da cuenta de que está en Monkey Island donde, a su vez, está “El Parque de Atracciones de los Malditos” donde Guybrush pasó su peor pesadilla. Tras una humillación a LeChuck, éste le usa con Guybrush un hechizo que resulta volver a Guybrush pequeño. Aunque, por suerte, éste logra escapar por la puerta a tiempo.

En “El Parque de Atracciones de los Malditos”, Guybrush decide usar su ingenio con Chucho Dinghy al que engaña para conseguir un regalo, no Murray la calavera parlante sino el ancla. Al intentar coger otro regalo, Chucho Dinghy engaña al pequeño Guybrush y éste, enfadado, empieza a golpearle hasta que éste le muerde. Tras el gran mordisco, Guybrush consigue algo de pelo. Más tarde, Guybrush, al intentar jugar al juego de las tartas, es detenido por Rata Dique. Entonces, como le dan miedo los mimos, Guybrush usa la bandeja con espuma de afeitar y le pone el ancla. Luego, la coloca entre las tartas y le pide a Rata Dique que le tire una al mimo. El mimo queda prácticamente para el arrastre y Guybrush decide mirar por la ventana del mimo. Tras un acertado tiro de Rata Dique, Guybrush consigue un poco de crema de la tarta y le pide, al que fabrica unos granizados que le haga uno. Después, coge la pimiento y mezcla en el granizado la pimienta, la crema de la tarta y los pelos. El efecto es sorprendente y Guybrush se convierte en adulto.

 

CAPÍTULO VI

         Guybrush Machaca Otra Vez

 

Despues de las transformacion, Guybrush decide entrar en la montaña rusa. Allí dentro, consigue un trozo de cuerda del diorama de Monkey Island, un barril de ron del diorama de la expedición a la Isla Dinky y aceite del diorama de la cámara de tortura de LeChuck donde, además, descubre que Wally está ahí preso. Para coger el aceite, Guybrush abre la lámpara y, de un soplido, apaga la vela.

Cuando Guybrush llega a un diorama de nieve, sube por la cuesta hasta el gran mono que hay arriba. Coloca el barril de ron y, untando previamente aceite en la cuerda, coloca la cuerda con el barril. Cuando llega LeChuck, Guybrush le hace estornudar y quema la mecha haciendo explotar el parque, pero Guybrush se salva como un auténtico pirata y vivirá días felices con su esposa Elaine, ¿o no?

 

Memorias de Guybrush Threepwood: los Tiempos de Monkey Island

Guybrush Threepwood

 

FIN